"Utilizamos cookies para poder ofrecerle una experiencia mejorada en nuestro sitio web. Continuar navegando por el sitio implica la aceptación del uso de cookies." Saber más
0

El gran salto a lo desconocido. Solo hay que elegir el momento adecuado y confiar en la precisión: fijar la hora saltante es lanzarse a la aventura.

1830 – El relojero francés Blondeau inventa hacia 1830 una complicación relojera inédita y una lectura de la hora diferente. Con ellas fabrica un reloj para el rey Luis Felipe I de Francia. Después de su cometido real, en los años 20 la hora saltante comienza a aparecer en relojes de pulsera de grandes fabricantes.

En estos relojes con hora saltante es donde el diseño de las esferas comienza a evolucionar. La tradicional aguja de las horas desaparece. Ahora, la hora se lee en una pequeña abertura en la esfera llamada ventanilla.

¿Qué se esconde detrás de esta bonita fachada? Oculto tras la caja, se esconde un ingenioso mecanismo. Un disco numerado del 1 al 12 gira bruscamente una muesca cada 60 minutos para mostrar la hora en un solo golpe. Un rodaje bien orquestado para controlar el tiempo con precisión.

Para conseguir este movimiento inmediato y, en apariencia, sencillo, los maestros relojeros llevan a cabo un trabajo de verdadera orfebrería. Ensamblan más de un centenar de piezas durante horas, e incluso días. Este arduo trabajo permite crear unos relojes excepcionales.

La hora saltante es una complicación exclusiva de la alta relojería que refleja el savoir-faire de los maestros relojeros suizos. Es muy codiciada por los coleccionistas y los amantes de los guardatiempos concebidos como obras arquitectónicas que trascienden el tiempo.

Naturalmente, la hora saltante es la complicación estrella de las colecciones RESERVOIR y transmite con gran perspicacia toda la modernidad y la elegancia de tres universos RESERVOIR.

El modelo GT-Tour RESERVOIR, un reloj deportivo inspirado en la automovilística, enarbola su hora saltante con el mismo orgullo que un automóvil luce su cuentakilómetros. Inspirado en los antiguos bólidos de carrera, este guardatiempos no deja de ser un reloj de aguja que indica los valiosos minutos.

Marcando el ritmo, la hora saltante representa en este modelo la aceleración instantánea. Espontánea y precisa, precede a la intensidad de las acciones que hacen vibrar el corazón.

Orden en línea
Elegir un reloj

ENVÍO
GRATUITO

PAGO
SEGURO

DEVOLUCIÓN
FÁCIL

GARANTÍA
INTERNACIONAL

Probar un Reloj
DISTRIBUIDORES SHOWROOM PARÍS

PRUEBA SIN COMPROMISO

PEDIR CITA CON UN EXPERTO